Comunicate con nosotros en todo momento +56932300561

Top

INDIA
UN VIAJE A OTRO MUNDO

No recuerdo qué edad tenía cuando me enteré de que en este mundo había otro mundo llamado India. Siempre fue un lugar misterioso que me intrigó muchísimo, y con los años fui acumulando preguntas en mi cabeza y unas ganas locas de descubrir por qué tanta gente llegaba enamorada o hastiada de ese lugar.

Veinte años después me encontraba en ese rincón del planeta que tanto soñé conocer, y al final da igual todo lo que te cuente sobre ese inmenso y surrealista país, ya que todo lo que veas y vivas ahí será como sacado del sueño más loco que hayas tenido en tu vida.

India, como ningún otro país del mundo, logró excavar en las profundidades de mi tolerancia y empatía, dos ingredientes básicos que debemos cargar en nuestros equipajes. India puso en jaque mis prejuicios y redondeó mi cuadrada mente occidental.

En India comprendes lo relativo que puede llegar a ser el orden, lo limpio, el caos, la pobreza y hasta el sentido común. Allá nada tiene lógica o, al menos, lo que creías que era “normal”, allá no tiene por qué serlo.

Es así como al final comprendes que en tierras lejanas es uno el extraño.

Y es que al final, es fuera de nuestra zona de confort donde sucede la magia, y no se me ocurre otro adjetivo para describir un país tan alucinante. La India es mágica, envuelve cada uno de tus sentidos y se te mete debajo de la piel. 

India es fuerte, intensa, honesta, religiosa y muy contradictoria. Es en medio del caos donde encuentras la paz, y en esa búsqueda de silencio escucharás todos los ruidos que habitan en ti. Porque ir a India te obliga a llevar la mirada hacia adentro y te conecta con esa parte que estaba durmiendo dentro de ti.

Imagina descubrir al más puro estilo de las mil y una noches, el estado más colorido del país. Rajastán, la famosa tierra de reyes, con sus fuertes, palacios flotantes y templos cargados de historia. Navegar en el lago Pichola de la preciosa ciudad de Udaipur, sentir el paso de los siglos y de la historia en el impresionante fuerte de Meranghart en Jodhpur, celebrar el Holi, esa fiesta de colores en la ciudad sagrada de Pushkar y perderte al atardecer en el dorado desierto de Thar a las afueras de Jaisalmer .

Imagina la emoción desbordante que se puede llegar a sentir al ver los primeros rayos del sol iluminando al Taj Mahal al amanecer, ese mausoleo imponente que fue construido por amor.

Quedar sin palabras frente a los rituales de muerte en un lugar lleno de vida como Varanasi, la ciudad sagrada más antigua del mundo, y que fluye a orillas de su sagrado río ganges.

Sumergirte en los mercados de la vieja Delhi y ser parte de la capital más intensa y loca del mundo.

India dejó mis papilas gustativas en shock. Lástima que esperé tantos años de mi vida para probar los sabores más deliciosos que he degustado jamás. India dejó en mi disco duro de recuerdos las miradas más intensas, honestas y curiosas que he recibido, y descubrí que si no abres tu mente y corazón, te puede incomodar mucho. Pero doy fe de que si les sonríes, te regalarán la más bella de las sonrisas del mundo.

India. La eterna India. Esa que siempre estuvo, esa que siempre estará. Esa grandota inabarcable que te enamora hasta la médula. Esa morena exótica y conmovedora que no deja indiferente ni al más experimentado viajero. 

Porque India es ese gigantesco trozito de mundo que todos deberían descubrir al menos una vez en la vida.

Es sin duda alguna uno de mis países favoritos del mundo, y es uno de los pocos lugares que te deja la sonrisa ancha, el alma gordita, el corazón estrujado pero feliz y la memoria llena. Muero por volver pero en un viaje más organizado, donde tenga la certeza de que dormiré en lugares increíbles y el transporte no sea una incómoda sorpresa cotidiana. 

India representa un viaje hacia un planeta con otro sistema solar, y termina siendo un viaje hacia un lugar bastante confuso también: nuestro interior.

Escrito por: Pamela Martínez, Guía y asesora en BALIBUTA.

Sobre su Blog:

La Brújula Viajera nace el año 2010 con la intención de aconsejar e inspirar a mujeres que no se atreven a viajar solas. Con el tiempo el público de lectores se fue ampliando. Comencé a viajar en pareja. Seguí viajando sola, recorrí continentes en avión, buses, trenes, barcos y camellos. Tras dar el sí y cambiar mi estado civil, mi blog se disparó en visitas gracias a una luna de miel de 2 años por el mundo. En La Brújula Viajera se pueden encontrar datos útiles de destinos, reflexiones sobre todo lo que ha capturado mi atención, mis historias bizarras viajando por ahí, además de consejos para mujeres que quieren viajar pero no se animan.

 

Instagram: https://www.instagram.com/labrujulaviajera/ 

Facebook: https://www.facebook.com/LaBrujulaBlogDeViaje/